Injusticias cotidianas: Idolatrar.

Detectar las injusticias cotidianas a la que estamos expuestos es la única forma de poder llegar a evitarlas.

La solución a un problema siempre llega en tres pasos: Detección, búsqueda de solución y aplicación de la solución.

Tenemos la costumbre involuntaria de idolatrar a los mejores. Este gesto, el referirnos a los mejores en cada ámbito, implica que siempre vamos a sentir la necesidad de ser ellos, los mejores.

El error está en que, para ser el mejor de algo hay que dedicarle la vida entera, sino habrá quien lo haga y consiga ser mejor, de tal forma que tienes que especializarte absolutamente, siendo imposible dejar de idolatrar a los mejores en las demás cosas.

Esta forma de proceder, conduce inevitablemente a la infelicidad, ya que es imposible ser el mejor en todo y siempre vamos a sentir la necesidad de ser mejores, necesidad que va a quedar sin cubrir y por lo tanto nos va a hacer infelices. En mayor o menor medida según nos dejemos influir, pero más infelices al fin y al cabo.

Al parecer, la justificación a tal comportamiento es que desear ser mejores es la única manera en la que parece que nos esforzamos realmente en serlo. ¿Justifica este empuje nuestra infelicidad?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s