Sorprenderse

Me he sorprendido a mi mismo sorprendiéndome de lo sorprendente que resulta que todo lo que es sorprendente no nos sorprenda.

Parece una frase cacófona, pero es cierto. Siento que cada vez nos sorprenden menos las cosas, los avances, los cambios, la tecnología… y eso no es bueno.

Sorprenderse es el sentimiento, y por lo tanto mensaje desde el subconsciente hacia el consciente, informando de la gran importancia que a este nivel se ha clasificado algo, para que el consciente también tome nota. Nuclus le dice a Presi: ¡¡heee!!!.. ¡¡fíjate en esto, verás como mola!!!!..

El hecho de que cada vez nos sorprendamos menos indica un acomodamiento emocional que impide prestar más atención a las increíbles y estupendas cosas nuevas que podemos observar. Además que sea un comportamiento subconsciente hace más difícil detectarlo y corregirlo.

Me sorprende que no nos sorprendamos todos los días cuando sale el sol. Debería seguir siendo sorprendente la belleza implacable de sus calurosos buenos días. Sorprendente debería ser que tengamos teorías sobre el comienzo del universo. La constancia de que existen los átomos y que sabemos de que se componen.. y de que se componen sus partes… incluso que tengamos una teoría sobre de que se componen las partes que componen las partes que componen los átomos… ¡¡sorprendente!!!.

Cualquier insecto es sorprendente.. máquinas biológicas de una perfección y complejidad increíbles. Un arco-iris, que deja al descubierto que la luz del sol es de colores, pero que al juntarse estos la vemos blanca. Ver oxidarse una manzana recién cortada en dos. Que existan las bacterias, seres vivos que están por todas partes y son tan pequeños que no podemos verlos. Que las plantas giren para buscar el sol. Que dos más dos siempre sean 4, en los espacios vectoriales euclídeos, claro. Que la música sea capaz de manejar nuestros sentimientos a su antojo, entristeciéndonos, emocionándonos o animándonos. Un tostador de pan, del que pulsando un botón sale pan caliente. Una bombilla, que ilumina nuestra oscuridad. Lo increíblemente necesario para estar vivo que es dormir. El caprichoso ritmo con que aparecen los números primos (con el permiso de Riemann). La inconmensurable complicación biotecnológica de cualquiera de las células que nos componen. Hasta donde puede llegar a dominarnos el amor. Lo blandas que han conseguido hacer las latas de coca-cola. Que en una sola molécula esté escrito como construir un cuerpo humano. Lo grande que nos resulta el planeta tierra, y a la vez lo infinitamente microscópico que es. La cantidad de espacio vacío que hay entre átomo y átomo. La grandísima variedad de formas de vida que existen sobre la tierra, cada una ocupando un lugar preciso dentro del espacio que ofrece lo no vivo, como un gran mosaico de oportunidades aprovechadas. Que estés leyendo esto que escribí en mi sistema informático que está conectado vía Internet con el tuyo… tantas y tantas y tantas cosas más…

Lo que realmente es sorprendente es la cantidad de explicaciones científicas que tenemos de fenómenos que ocurren a nuestro alrededor, incluso los que nos forman. Y lo decepcionantemente sorprendente que resulta que no nos sorprenda.

Hagamos un esfuerzo entre todos por mantener viva a la sorpresa. Recuperemos ese don con el que todos nacemos y que con esa naturalidad autóctona derrochan los niños. Despertemos de nuestra pereza para llenarnos de la belleza a la que lleva la senda de la sorpresa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s