Soledad en Ruanes

Mis pasos se extrañan de oírse a si mismos,
mientras se abren camino entre la verde vida.
Sólo soy un susto para un gato,
libre, ajeno,
un choque inesperado para el ejército de insectos.
Tan libiano como la poesía que nace
espontanea, sin buscarla,
y nunca llegas a apuntar.
Tan importante chocas tus pies contra el suelo,
reafirmándote,
molestando a la rutina con su modesto ruido,
en un vago intento de manchar el mundo de ti.
De marcar tu huella, como si te fuera a salvar,
bajo la risa sorda de las rocas.
Las nubes vienen, el sol se calma.
Es tiempo de parar
Para apuntarte a ti
mi pequeña marca para perdurar.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s